logo-fundacion-coppel

ES | EN

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Alimentación saludable en la Primera Infancia

¿Quién no se ha preguntado qué tan saludable es su alimentación? Sin duda, es uno de los temas que más preocupa a las personas y, sobre todo, cuando estás a punto de iniciar una familia. La llegada de una pequeña o pequeño puede ser abrumadora, pero existen muchas instituciones especializadas que acompañan a las madres y padres para que puedan tener un desarrollo integral. 

¿Cuál es la importancia de la alimentación en las y los niños?

La calidad y la frecuencia de los alimentos que las niñas o niños reciban durante su Primera Infancia —periodo entre los 0 y los 6 años de vida— tendrán una relación directa con su desarrollo físico, mental y sensorial, tanto en su presente como en su futuro. 

Uno de los pilares de la alimentación, en los primeros 2 años de vida de las y los más pequeños del hogar, es la lactancia. De acuerdo con la UNICEF y la Organización Mundial de la Salud: “en los dos primeros años de vida, la lactancia materna salva vidas, protege de enfermedades, potencia el desarrollo cerebral y garantiza una fuente de alimentación segura y nutritiva”.

Si es posible, se recomienda que la lactancia sea la única fuente de alimentación durante los primeros 6 meses de vida y, del medio año en adelante, empezar a combinarla con otros alimentos. En caso de que este escenario no sea viable por cuestiones de salud, se invita a madres y padres a consultar a su pediatra y seguir los consejos que les compartan.

¿Qué beneficios tiene una buena alimentación en las y los pequeños?

Entre los múltiples beneficios que tiene una buena alimentación en niñas y niños es que su cerebro, sus huesos, sus órganos y sus músculos se desarrollen correctamente gracias a la presencia de nutrientes. Asimismo, fortalecerá a su sistema inmunológico, lo que permitirá que su cuerpo tenga la posibilidad de prevenir enfermedades a corto o largo plazo. 

La Guía práctica de neurodesarrollo infantil, del Gobierno de México, menciona que combinar una alimentación nutritiva con distintos estímulos ambientales hará que las y los niños alcancen “hitos” en su “neurodesarrollo y el crecimiento físico (…) y los cuales pueden separarse en cuatro áreas funcionales: 1. Motor grueso; 2. Visión y motricidad fina; 3. Audición, habla y lenguaje y 4. Social, emocional y conductual”.

Habilidades como la atención, la concentración, la memoria, entre otras; la agudeza de los sentidos y las emociones hasta los niveles de energía; también se enriquecen con una alimentación saludable, independientemente de la edad de la persona.

¿Qué tipo de alimentos le puedo dar a mi hija o hijo a partir de los seis meses?

Después de los seis meses de edad, las niñas y niños deben hacer varias comidas al día para contar con los nutrientes y la energía que su cuerpo necesita para gatear, caminar, jugar, sujetar objetos u otras actividades. La UNICEF recomienda ir incorporando, poco a poco y en medida que el pediatra lo aprueba, productos de estos 8 grupos de alimentos: 

Las niñas y niños aprenden de lo que observan a su alrededor, así que si son testigos de que su familia come y disfruta de todos los grupos de alimentos, es probable que cuando vayan creciendo, prioricen el consumo de alimentos saludables. 

Idealmente, se recomienda que las infancias no consuman alimentos ultraprocesados o azúcares, pero si esto no es viable, basta con que se limiten lo más que sea posible. 

Si eres madre o padre, o conoces a alguna persona con niñas o niños en casa, estos materiales les podrían ser de utilidad al momento de planear comidas para sus hijas o hijos. Desde Fundación Coppel, recomendamos que cualquier decisión en materia de salud, siempre vaya acompañada de supervisión médica: 

avatar

Comparte ahora

Búsqueda por categoría

Buscar